3º CHAKRA = poder, amarillo.

Ubicado cerca del plexo solar, este centro está asociado con el SOL y la LUNA, la parte masculina y femenina de nosotros mismos, y determina nuestro poder personal, que falla cuando nuestro ego no está sano. A nivel físico, el tercer chakra, Manipura, gobierna el metabolismo, el proceso de transformación de los alimentos en energía; los problemas digestivos o el malestar estomacal a veces están relacionados con el mal funcionamiento de este centro. No nos sorprenderá la conexión del tercer chakra con el elemento Fuego, que da luz y calor.

Cuando este centro es hiperactivo, a menudo se manifiesta una baja autoestima, lo que a veces resulta en una ambición excesiva y una sed de poder. Por el contrario, en presencia de un tercer chakra semibloqueado, la baja autoestima se manifestará en una timidez excesiva y desgana para correr riesgos y hacer valer nuestros derechos. La expresión ideal de esta energía se puede encontrar en el líder inspirado y no dominante, capaz de asumir riesgos y realizar una hazaña sin ser bloqueado por un perfeccionismo innecesario.

Es importante recordar que el tercer chakra también es el lugar de las emociones y, como tal, está sometido a mucho estrés. Las personas hipersensibles y con una Luna natal prominente (y a menudo también «neptunianos» y «plutonianos») deberán mantener este centro protegido y en buena forma, para evitar absorber la negatividad de otras personas o arrojarse a la comida cuando estén en estados eufóricos o depresivos. Mantener este centro saludable les ayudará a sentirse mejor consigo mismos y afrontar la vida con más serenidad.

Después de esta breve presentación del chakra 3, quisiera recordarles que también se le llama acumulador de energía, el plexo solar es la fuente de nuestra energía, tanto el bien como el mal (ira, orgullo, etc.) entran y salen de él.

También recordamos que controla el sistema digestivo, pero sobre todo el ego. Si tenéis trastornos gástricos por un problema digestivo, os recomendaría poner una banda de seda amarilla en contacto con la piel a la altura del plexo solar, y dejarla toda la noche.

MEDITACIÓN DE CHAKRA 3

Releamos la meditación anterior, pero esta vez, concentrémonos en el punto de la columna que está justo detrás del ombligo y haciendo todas las respiraciones que ya conocemos, 6-6-6 concentrémonos en este punto y tratemos de visualizarnos con una hermosa luz solar amarilla. Y hacemos la misma práctica. Desde el chakra se expande hacia el universo y al final la luz cargada de energía positiva, vuelve a encerrarse en nosotros. Terminamos con 6-6-6 respiraciones y la famosa doble respiración: una profunda inspiración y exhalar en dos veces con una exhalación corta y una larga.

En el próximo articulo os explicaré la meditación para superar los miedos y la meditación del rio.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *