Siempre que se habla de las piedras, preciosas o semipreciosas, más conocidas, utilizadas, se dejan de parte algunas piedras maravillosa poco conocidas.
Así que empezaré a hablaros de las Piedras Olvidadas.
Empezamos con la Piedra de sol.
 
Procede de estados Unidos, India, Grecia, Noruega y Canadá.
 
El color puede variar desde el amarillo al rojo marrón, pasando por una bonita gradación de naranja.
 
Basta con mirarla para infundirnos de alegría y buen humor.
 
Es una buena piedra para meditar y desarrolla la intuición.
 
 
 
Es perfecta para desengancharnos de las ataduras de otras personas, sea a nivel emocional que mental o físico (amantes posesivos, padres o hijos). Es la piedra idónea para cortar vínculos.
Para la persona que no saben decir “NO” y se sacrifican continuamente por los demás, llevar siempre una piedra de sol en contacto. Una vez que eliminamos la co-dependencia nos reforzaremos
nos volveremos independientes.
Siendo una piedra que nos da alegría, es un antidepresivo y en caso de sentirnos discriminados, malogrados o abandonados nos da una sensación de desvinculo de estas sensaciones.
Incrementa nuestra auto- estima y confianza en uno mismo.
 
 
 
Esta piedra regula el sistema nervioso autónomo y armoniza los órganos. Muy buena para los dolores de garganta crónicos y la úlceras de estomago.
 
Necesita ser cargada con el sol y se limpia solo con agua.
 
 
 
Recordad! Ninguna piedra cura! Pueden aliviar pero no curar!
 
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *