La misión cósmica



Llevo unos días sin comunicar con vosotros porque el último articulo, el camino de vida, fue bastante intenso y hay que asimilarlo bien para proseguir el estudio de la numerología cabalística, siempre siguiendo las directiva de Martine Coquatrix en su libro “Contigo mismo”
Pasamos hoy a hablar de la misión, nuestra misión, el propósito que tenemos en esta vida,el porqué estamos aquí, la razón de nuestra venida para evolucionar.
Es muy importante y por ello habría que hacer dicho estudio a partir de los 35 años (según Martine Coquatrix). Yo considero que no hay que esperar una fecha exacta, puede haber personas que ya con 24 o 26 años ya saben lo que quieren obtener y cómo obtenerlo. Es algo muy subjetivo, pero visto que estoy siguiendo las enseñanza de la Sra Coquatrix, es justo que os de su visión del tema.
El cálculo para conocer nuestra misión de vida se hace sumando el camino de vida NO REDUCIDO, con la expresión NO REDUCIDA.
Hay que observar los dos últimos números que nos indican como cumplir nuestra misión. Después hacemos la reducción teosófica para obtener un solo número.
Siendo un área tan poderosa no tenemos que olvidar de relacionarla con el Árbol de la vida.
Vamos a hacer un ejemplo, utilizando siempre mi nombre.
Mi camino de vida (CV) es 1984 y mi número de expresión es 82, la suma da una misión 1984 + 82 = 2066 = 14 = 5
Os recuerdo que el número de expresión se obtiene haciendo la suma de todas las vocales y consonantes de vuestro nombre completo
Mi misión cósmica es 5.
Misión 1 (Kether): Nos empuja a ser conscientes de nuestra divinidad, afirmando nuestra vocación de líder, de guía, de pionero para lanzarnos en iniciativas dinámicas que nos puedan abrir nuevos caminos.
Misión 2 (Hochmah): Nos permite expresar nuestra intuición, receptividad, dando espacio a la sensibilidad y a las emociones. Muy femenino.
Misión 3 (Binah).: teniendo esta misión hemos de saber expresar nuestra capacidad de creatividad con inteligencia. Es una misión de comunicación a través de las palabras o del arte. También de alegría y optimismo para dar felicidad a los demás y disfrutar de la vida.
Misión 4 (Hesed): En este caso hay que vivir esta encarnación en armonía, con equilibrio, abundancia y alegría para poder transmitir estas sensaciones a los que nos rodean. Es una misión donde podemos realizar concretamente nuestro sendero de vida, con disciplina y abnegación, respectando las tradiciones y los valores familiares.
Misión 5 (Geburah): Es una misión de desafío, de libertad, de abertura hacia nuevas ideas. Tenemos que lanzarnos en proyectos nuevos, difíciles de asimilar para los demás (os aseguro que crear talismanes para mucha gente es una especie de brujería, nada más lejos de esto!). Por esto el rigor de Geburah nos hace experimentar momentos complicados. Es una misión muy exigente porque nos lleva a buscar caminos nuevos hasta el final de nuestra vida. Predomina la curiosidad y el anti-conformismo.
Misión 6 (Tiferet): Misión donde el amor es protagonista absoluto que tenemos que vivir intensamente abriendo el corazón a nuevos impulsos. Es una misión de armonía, paz, serenidad, teniendo siempre máxima confianza en nosotros mismos y en los demás. También es importante la belleza, la ternura, el servicio para ayudar a nuestro prójimo y, siempre, Amor.
Misión 7 (Netzah): En este caso nos encontramos delante de una misión de perfección mental y espiritual, y asimismo, de crecimiento interior. Nos ayuda a evolucionar y a compartir nuestros resultados con los demás. La estética en nuestra vida es muy importante, recordando que Venus rige Netzah, así como la belleza y la perfección.
Misión 8 (Hod): Nos encontramos delante de una misión muy potente que nos pide transformar la Tierra. Es muy exigente porque tenemos que concretar nuestras capacidades y talentos sacando provecho de nuestros talentos innatos. Es una misión transformadora gracias a la valentía, inteligencia y estrategia creativa que se necesita.
Misión 9 (Yesod): En este caso hablamos de elevación espiritual, conectando con la Divinidad y su inmensa sabiduría, para dar servicio a la humanidad. Esta misión tiende a trabajar para aliviar el sufrimiento del mundo. Requiere mantener siempre la Luz interior y la chispa divina para transmitirla a quienes nos rodean. Es la misión del Maestro interior.
Misión 11/2 (Hochmah): Similar al 2 pero elevando los ideales espirituales con el fin de ayudar al prójimo a acercarse a lo Divino. Quien tiene este número de misión necesita un trabajo interior continuo y nunca tiene que olvidarse que el propósito de su vida es servir a la humanidad.
Misión 22/4 (Hesed): Similar al 4 pero con mayor posibilidad de participar en proyectos ambiciosos al servicio de la humanidad. Trabajo continuo y gran disciplina son indispensable para esta misión cósmica.
Misión 33/6 (Tiferet): Es una misión muy exigente porque requiere una total abnegación para ponernos al servicio total y exclusivo de la humanidad. El ideal de amor y guía espiritual es mucho más elevado que el 6.


www.talismanes-lgp.com
www.facebook.com/TalismanesPersonalizados
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *